sábado, 13 de enero de 2018

Coconut Bundt Cake

  Ea, pues ya se acabaron las fiestas y hemos vuelto todos a nuestra rutina, con más o menos ganas, pero ahí estamos. Yo estaba loca por estrenar mis regalos de Reyes y ahí los podéis ver, mi molde nuevo Nordic Ware, el cake stand y la cafetera, y además me ha parecido la mejor ocasión, porque tal fecha como hoy precisamente comenzó la andadura de este blog hace ya 7 años.


  Y además en este último año conseguí otro de mis propósitos, el de publicar con regularidad. Ha habido rachas en las que lo he tenido muy abandonado y decidí que quería volver a retomar esta historia, disfruto con cada receta, con cada foto, con cada entrada,...y ahora para quienes me seguís en Facebook también podéis comprobar que me he metido una mijita en el mundo de darle un poquito de vida a las fotos editándolas a modo de vídeos.


  El arreglar la cocina y ponerla cómo realmente quería ha sido básico para retomar la actividad del blog. Lo a gusto que me siento en ella desde que la reformamos, y ese horno nuevo que le pusimos me tiene encantada, el anterior, el pobre andaba cada vez más escacharrado, aunque cumplió su misión hasta el último día.


  Y es que cuando te encuentras a gusto todo va mucho mejor, más de una vez hemos comentado las compañeras lo mal que lo hemos pasado en determinados servicios y lo gratificante que es encontrarte en un sitio donde te sientes bien acogido. Incluso lo he vivido esta misma semana con el regreso a las clases de mis hijos, no es que tuvieran ganas de volver al instituto y de que se acabaran las vacaciones, pero salieron contentos incluso después de su primer día de regreso...igualito que antes...

  Ingredientes:

* 1+1/2 tazas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 125 gr. de crema de coco (no confundir con leche de coco, ésta es más cremosa, aunque es más difícil de encontrar).
* 125 gr. de queso crema.
* 3 tazas de azúcar super-fina (o caster sugar).
* 6 huevos grandes a Tª ambiente.
* 2 cucharaditas de extracto de coco.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1/2 cucharadita de extracto de almendra.
* 3 tazas de harina para todo uso.
* 1 cucharadita de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 2 tazas de coco rallado.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde.

- En el vaso de la batidora mezclamos la mantequilla, la crema de coco, el queso crema y el azúcar. aumentando de velocidad progresivamente, hasta que nuestra mezcla quede ligera y pálida.

- Añadimos los huevos uno a uno, sin dejar de batir, y esperando a que se incorporen bien antes de agregar el siguiente.

- Es el momento de añadir los extractos.

- En un bol tamizar juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y la sal.

- Incorporamos los ingredientes secos a la mezcla anterior, batiendo a velocidad media y sólo hasta que quede todo bien integrado.

- Añadimos el coco rallado y lo incorporamos bien con nuestra lengua pastelera.

- Vertemos en el molde y horneamos entre 60-70 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante 10 minutos, desmoldamos sobre una rejilla y dejamos que termine de enfriar.


  Como veis, he querido estrenar el molde con un bizcocho de coco, que hacía mucho que no hacía nada con ese sabor, o al menos me lo parece a mí. Queda rico rico y muy esponjoso, así que otra recomendación de mi parte, a parte de la de intentar sentiros a gusto donde quiera que estéis. Yo como siempre os mando muchos besotes y hasta la siguiente receta.

jueves, 4 de enero de 2018

Roscón de Reyes Rollo de canela (Cinnamon Roll Three Kings Bread)

  Pues ahí como cada año, comiéndome la cabeza a ver lo que se me ocurría para hacer un Roscón especial este año. Mira que le he dado vueltas, pero nada, que no daba con la idea; hasta que por fin se iluminó la bombillita y decidí que el toque diferente de esta vez iba a ser hacerlo como un rollo de canela pero con masa de Roscón.


   La verdad es que ha aprendido a desarrollar mi paciencia hasta límites insospechados, todo gracias a mi familia, al trabajo, etc., y es que si vierais la tranquilidad con la que te tomo ahora lo de esperar los levados, vamos, no me lo creo ni yo.


  Y lo mejor de todo es que he comprobado que sin prisas sale mucho mejor, sobre todo si hablamos de este tipo de masas. Que la receta pone que hay que dejar dos horas levando, pues hala, yo lo dejo toda la noche, y así todo.


  Me he permitido el lujo de irme a la calle con todo mi papo y bueno, ya seguiría cuando volviera. Os recomiendo que os toméis así esto del Roscón, es mucho más productivo además porque sale a la primera.


  Ingredientes:

  Para el prefermento:

* 90 gr. de harina de fuerza.
* 50 gr. de leche.
* 5 gr. de levadura fresca de panadería.

  Para el resto de la masa:

* 120 gr. de azúcar glas.
* 80 gr. de leche+1palo de canela.
* 60 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 huevos medianos.
* 20 gr. de levadura fresca de panadería.
* 1 cucharada de vainilla en pasta.
* 340 gr. de harina de fuerza.
* Una pizca de sal.
* El prefermento.

  Para el relleno:

* 1 taza de nata.
* 3-4 cucharadas de azúcar.
* 250 gr. de queso crema.


  Preparación:

  Del prefermento:

- Diluimos la levadura en la leche templada (unos 37ºC) y después añadimos la harina.

- Amasamos bien y formamos una bola que dejamos tapada en un bol tapado con film transparente para que repose y leve, aunque lo hará muy poquito. En teoría debe estar unas 3 horas, pero yo lo hice por la mañana temprano y lo dejé hasta última hora de la tarde.

  De la masa:

- En un cazo infusionamos a fuego lento los 80 gr. de leche con el palo de canela, hay que tener en cuenta que reducirá un poco, así que cuando vayamos a agregarlo con el resto de los ingredientes pesamos, y completamos hasta los 80 gr. de nuevo, esto también nos ayudará a que temple, y una vez templada diluimos en esa leche los 20 gr. de levadura fresca de panadería.

- En el vaso de la batidora amasadora agregamos el resto de los ingredientes, incluyendo el prefermento y por último esa leche infusionada con la levadura diluida.

- Con el gancho amasamos, empezamos a una velocidad baja y vamos subiendo progresivamente hasta la velocidad máxima hasta conseguir una masa elástica y pegajosa. Yo no conté el tiempo, pero debió llevarme como entre 10-15 minutos.

- Llevamos la masa a un bol grande engrasado y lo dejamos reposar de nuevo para que leve. La receta dice que de una a dos horas, pero yo lo dejé desde última hora de la tarde hasta por la mañana, nada que ver, subió muchísimo más.

- Sobre una superficie enharinada o engrasada (yo soy más partidaria de engrasarla con spray desmoldante) amasamos un poquito para desgasificar. Yo he dividido la masa por la mitad, pero ya depende de lo grande que queráis hacer el roscón.

- En un bol preparamos una mezcla con 1 taza de azúcar y 2 cucharadas de canela en polvo.

- Estiramos la masa con un rodillo, rociamos con la mezcla de azúcar y canela y enrollamos.

- Sobre una bandeja de horno forrada con papel encerado le damos la forma de roscón. Yo tengo la costumbre de colocar en el centro un molde metálico de flan pata que se mantenga mejor el agujero del centro.

- Cepillamos con huevo batido y lo dejamos reposar de nuevo, en teoría de nuevo 2 horas, pero yo lo dejé desde media mañana hasta media tarde.

- Pincelamos de nuevo con huevo batido y decoramos con una mezcla de azúcar y canela humedecida.

- Horneamos con el horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo durante unos 15-20 minutos, que nos quede doradito.

  Del relleno:

- Montar con las varillas la nata bien fría con el azúcar, que quede bien firme.

- Añadir el queso crema y seguir batiendo hasta que quede todo bien incorporado.

  Con estas cantidades han salido dos roscones como el que veis, uno no lo he rellenado porque si se piensa bien no es necesario con el relleno de azúcar y canela, ya así sin más está rico rico. Pero siempre me gusta hacer uno de cada y el relleno de queso crema le viene genial.


  Os pongo foto del corte del que no está relleno para que veáis también lo bien que queda, no os lo enseño entero porque a mi familia le faltó tiempo para cortarlo y probarlo, y debo decir que gustó muchísimo. Bueno, pues os dejo ya, sólo me queda deciros que espero que los Reyes Magos os traigan todo aquello que deseéis. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Coffee Semifreddo Cake (with mirror glaze)

  Pues esta noche remataremos la cena, la noche y el año con oro, ¿veis esos trocitos que tiene la tarta en lo alto? pues son eso, oro, lo tenía reservado desde hace tiempo cuando lo encontré en una tienda especializada y hoy me ha parecido el momento ideal.


  El día de hoy siempre hacemos balance del año, alguna reflexión y por supuesto, algún propósito para el año que entra. Yo hoy, aunque muy al final del año he cumplido con uno de mis deseos, ser capaz de hacer uno de esos glaseados espejos tan bonitos...y qué bien sabe conseguirlo...jajaja.


  Mi balance del año, a pesar de esta enfermedad que me sigue persiguiendo según qué días, ha sido más que positivo. Toda la familia hemos conseguido librarnos de un ambiente nada sano para nosotros. Yo puedo vanagloriarme de ser capaz de decir lo que tenía que decir y a quien se lo tenía que decir, eso sí que da gusto.


  Y bueno, habrá muchos nuevos retos que superar, unos más fáciles y otros más complicados, pero estoy convencida que con el cariño de la familia, de los amigos y con la ayuda de Dios todo saldrá adelante.

  Ingredientes para el Semifreddo:

* 250 ml. de nata para montar+10 gr. de azúcar glas.
* 170 ml. de leche condensada.
* 1 taza de café espresso.

  Preparación del Semifreddo:

- Preparamos el café con anticipación y dejamos que enfríe a Tª ambiente.

- Agregarlo a la leche condensada y mezclar hasta obtener una mezcla suave.

- Batir la nata (bien fría) con las varillas junto con el azúcar, debe quedar lo más firme posible.

- Agregar la crema de café y mezclar suavemente hasta obtener una crema compacta, verter en el molde y congelar.


    Ingredientes de la cobertura brillante:

* 80 gr. de gelatina en polvo.
* 120 ml. de agua.
* 300 gr. de glucosa (o golden syrup, o sirope de maíz, yo utilicé Golden Syrup).
* 300 gr. de azúcar.
* 150 ml. de agua.
* 200 ml. de leche condensada.
* 300 gr. de chocolate blanco.
* Colorante alimentario (si lo deseáis).

  Preparación de la cobertura brillante:

- Mezclamos 120 ml. de agua con la gelatina y la dejamos reposar para que se hidrate.

- Hervimos la glucosa (en mi caso, Golden Syrup), el azúcar y 150 ml. de agua.

- Retiramos del fuego y añadimos la gelatina y la leche condensada.

- Vertemos la mezcla sobre el chocolate y batimos con la batidora (yo después lo pasé por el colador para que quede una textura más fina).

- Yo no he utilizado termómetro, pero hay que dejarlo enfriar lo suficiente para que alcance espesor pero no tanto como para que no quede pastosa al verterlo sobre el pastel. Así que en mi caso ha sido totalmente a ojo.


  El Golden Syrup no deja la cobertura completamente blanca, dato importante a tener en cuenta dependiendo del color que estéis buscando, como yo buscaba un color parecido al del semifreddo me vino bien, pero es importante que lo sepáis.

  Yo lo he rematado con unos brillitos dorados que no sé si apreciaréis bien en las fotos y esas laminitas de oro en la parte superior.

  Pues os dejo ya que me voy a poner a hacer preparativos, hoy leeréis pocos esta entrada porque me ha pillado mucho el toro y publico muy tarde, pero eso da igual. Los buenos deseos para todos seguirán aquí mismo los próximos 365 días. Muchos besotes y FELIZ ENTRADA DE AÑO!!!

jueves, 28 de diciembre de 2017

Red Velvet-Cherry Cake Roll

  Pues ya ha pasado la Noche Buena y la Navidad y vamos camino de acabar el año, por eso os quería enseñar pronto esta recetita, es la que preparé para Noche Buena, pero bien os vale para Noche Vieja y quiero que tengáis tiempo de comprar los ingredientes que tampoco son complicados de encontrar por si os decidís a prepararlo.


  El pastel está riquísimo y es vistosísimo con su color rojo, ya sabéis que el red velvet es mi debilidad, pero en estas fechas más aún, es como que va a juego con Papá Noel o yo qué sé, pero me disloca.


  Puede parecer muy complicado, pero os aseguro que lo podéis tener listo en un par de horas teniendo en cuenta los tiempos de enfriado y da mucho juego para ir adelantando otro tipo de cosas que tengas que hacer, ya sea en la cocina o en el resto de la casa.


   Ingredientes:

 Para la placa de bizcocho:

* 1+1/2 tazas de harina para todo uso.
* 2 tazas de cola con sabor a cerezas.
* 2 cucharadas de cacao en polvo.
* 1/2 cucharadita de polvo de hornear.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 1 taza de azúcar granulada.
* 1/2 taza de aceite vegetal (yo lo he usado de oliva).
* 1/3 taza de suero de leche (o buttermilk).
* 3 huevos grandes.
* 1 cucharada de colorante rojo.
* 2 cucharaditas de extracto de almendras.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* Azúcar glas.

  Para el relleno:

* 300 gr. de queso crema.
* 1+1/2 tazas de nata para montar.
* 2 cucharadas de extracto de almendras.
* 1/3 taza de azúcar glas.
* 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.


  Preparación:

  De la placa de bizcocho:

- Calentamos la cola de cerezas a fuego medio-alto hasta que se reduzca a 1/2 taza, lo que nos llevará aproximadamente unos 15 minutos. Reservamos y dejamos enfriar.

- Precalentamos el horno a 180ºC- Engrasamos la bandeja de horno, cubrimos con papel encerado y volvemos a engrasar. Yo esto siempre lo hago con spray desmoldante.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el cacao en polvo, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y la sal. Reservamos.

- En el bol de la batidora mezclamos a velocidad media-alta el azúcar, el aceite vegetal, el suero de leche, los huevos, el colorante, los extractos de almendra y vainilla y el jarabe de cola de cerezas que teníamos reservado.

- Revolvemos los ingredientes secos en los húmedos hasta que quede todo bien integrado.

- Vertemos sobre la bandeja de horno que teníamos preparada y extendemos bien.

- Horneamos hasta que se separen los bordes, unos 15-20 minutos.

- Dejaos enfriar en el molde unos 5 minutos durante los cuales prepararemos un paño de cocina humedecido y rociado con azúcar glas.

- Invertimos la placa de bizcocho sobre el paño de cocina y despegamos el papel encerado.

- Enrollamos por el lado corto el bizcocho junto con el paño de cocina y dejamos enfriar del todo sobre una rejilla.

  Del relleno:

- Batimos el queso crema, 1/2 taza de crema y el extracto de almendras. Reservamos.

- Montamos la nata restante con el azúcar glas tamizado hasta que se formen picos suaves.

- Agregamos poco a poco en la mezcla de queso hasta que quede todo bien integrado y enfriamos hasta que esté listo para usar.

  Montaje:

  Desenrollamos la placa de bizcocho, extendemos el relleno, volvemos a enrollar y espoloreamos con azúcar glas y en mi caso con sprinkles, ya como más os guste.


  Pues hoy no me enrollo más, que me toca trabajar esta noche y me quedan muchas cosas por hacer y también me gustaría poder descansar un rato esta tarde para ir fresca a trabajar porque con el ajetreo de los últimos días ando cansadilla. Lo bueno es que salgo mañana a las ocho y pillo unos días para estar en casa con la familia y disfrutar de la Noche Vieja y del Día de Reyes en condiciones. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Xmas Petit Ecolier

  Me hubiera gustado enseñaros antes estas galletas, pero entre unas cosas y otras no ha podido ser. Por fin hace un par de días que no necesito medicación para mi neuralgia, lo que os dije, tal como vino se marchó, aunque a cambio me ha venido un trancazo tremendo, vamos, para que esté como el 80% de la población, constipada, pero bueno, eso con un poco de paracetamol y mucha agua lo sobrellevaremos como podamos y ya está.


  Ya tenemos todas las cositas para cena de esta noche preparada, sólo falta prepararlo todo bonito para esta noche y quedará una mesa completita, no sólo por los platos, sino por los que nos sentaremos alrededor. Mañana también recibiremos visita, así que como veis, todo está planeado.


  Sólo falta que ahora termine de recoger un poco la casa y me ponga a escoger el mantel y el menaje, pero eso en un rato lo tendremos listo.


  A ver si en estos días os enseño el postre que he preparado para esta noche y os cuento cómo le ha resultado a los comensales, y ya tengo pensado el de Noche Vieja. No tengo remedio, me encanta planear y planear.

  Ingredientes:

* 150 gr. de azúcar glas.
* 200 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 1 huevo.
* 415 gr. de harina.
* 250 gr. de chocolate para fundir.


  Preparación:

- En el bol de la batidora introducimos la mantequilla con el azúcar glas y batimos hasta que estén completamente integrados.

- Añadimos el huevo y continuamos mezclando hasta su completa incorporación.

- Agregamos la harina (previamente tamizada) y batimos hasta que nos quede una masa homogénea.

- Colocamos la masa en flim transparente y la llevamos al frigorífico al menos durante un par de horas.

- Mientras derretimos el chocolate bien al baño María o en el microondas y rellenamos los moldes. Dejamos que se solidifique el chocolate en el frigorífico.

- Precalentamos el horno a 180ºC.

- Estiramos nuestra masa con un rodillo y con nuestro cortador vamos dando forma a la masa.

- Las colocamos sobre la bandeja de horno forrada con papel encerado y horneamos durante unos 15 minutos o hasta que los bordes estén tostados.

- Las sacamos del horno y las dejamos enfriar.

- Y una vez frías y con algo de chocolate derretido adherimos las placas de chocolate de nuestros moldes.


  Sé que es un día complicado para leer entradas pero a mí siempre me gusta dejaros una para desearos que disfrutéis de los vuestros esta noche, que lo paséis lo mejor posible y si os puedo dejar alguna idea como  la de hoy para días venideros pues ahí la tenéis. Muchos besotes y FELIZ NAVIDAD.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Pandoro

  Pues aquí sigo, no puedo decir que bien del todo, con días mejores y peores con el dolor de la neuralgia, aunque intento hacer la vida lo más normal posible procurando que no me afecte, hay momentos en los que resulta imposible. También es verdad que no me conviene nada alterarme, pero se ve que hay quien se ha propuesto que no tenga la tranquilidad que necesito.


  Y lo que más duele es la decepción que te llevas con alguna persona, persona que en el pasado llegué a considerar un amigo, que da igual lo alto que haya subido porque nunca utilicé esa amistad para pedir ni conseguir nada en todos estos años. Cuando lo único que deberías esperar es una disculpa porque ha consentido que lleguen a mentir sobre ti en un periódico (por cierto, sólo esperaba silencio, ni siquiera la disculpa), pues de pronto resulta que te da por mirar y ya ni siquiera somos amigos por Facebook. Que sí, que es una tontada, pero lo que me duele es lo que eso implica. Prefiere desvincularse de mí antes que reconocer que alguien que por cierto no fui yo, no lo hizo bien.

  Entiendo que es difícil entender esta situación así escrita sin muchos detalles, pero tampoco tengo ganas de darlos porque esto no sería una entrada, sería un capítulo de una novela. Sólo pretendo desfogar un poco y si tengo suerte y esta persona lee esta entrada, pues al menos que vea cómo me siento. Ya lo de que reflexione o sienta que lo ha hecho mal, pues ni siquiera lo espero visto lo visto.


  Aunque todo esto no ayuda a que ya no mi situación anímica, sino mi situación clínica mejore, sí debo agradecer el apoyo de muchos compañeros que han estado ahí y no han dejado de preguntar por mi salud.

  Así que todo esto ha nublado la alegría que sentí días antes, cuando después de muchos muchos intentos conseguí por fin hacer un Pandoro, además de los hojaldrados, casi ná. Sí, ya lo sé, es una tontada, pero a mí son estas pequeñas cosas las que me hacen el día a día más alegre, procuro vivir sin buscarme problemas y desfrutando de las pequeñas cosas, aunque en ocasiones haya alguien que miente descaradamente para salvaguardar su culo y entonces te pone a ti en el disparadero para quedar bien (que es un gran resumen de lo que ha pasado).

  Ingredientes:

  Prefermento:

* 15 gr. de levadura fresca.
* 60 ml. de agua tibia.
* 50 gr. de harina de fuerza.
* 1 yema de huevo.
* 10 gr. de azúcar.

  1ª masa:

* Todo el prefermento.
* 6 gr. de levadura fresca.
* 25 gr. de azúcar.
* 1 huevo.
* 200 gr. de harina de fuerza.
* 30 gr. de mantequilla.

  Masa final:

* La 1ª masa.
* 2 huevos.
* 110 gr. de azúcar.
* 200 gr. de harina de fuerza.
* 140 gr. de mantequilla fría.
* 3 gr. de sal.
* 1 cucharada de vainilla en pasta.


  Preparacíón:

-  Hay que empezar haciendo la esponja disolviendo la levadura en agua tibia.

- Mezclamos bien con la harina, el azúcar y la yema de huevo.

- Tapar y dejar reposar en la nevera durante varias horas, lo podéis hacer a última hora de la tarde y dejarlo durante toda la noche. Al día siguiente la masa habrá crecido y tendrá muchas burbujas.

- Esa esponja que tenemos la colocamos en el bol de la batidora, añadimos la levadura disuelta en un poco de agua tibia (con una cucharada será suficiente).

- Añadimos el azúcar, el huevo batido y la harina y amasamos bien (con el accesorio de gancho) hasta obtener una masa suave, añadimos la mantequilla en pomada y volvemos a dejar reposando tapada con film transparente en un lugar cálido hasta que doble su volumen, más o menos durante una hora.

- Ahora haremos la 2ª masa añadiendo toda la masa que ya teníamos agregando los huevos, la vainilla, la sal, el azúcar y la harina.
  Hay que mezclar bien cada ingrediente antes de añadir el siguiente, y a continuación amasar hasta que la masa sea muy lisa y elástica. Yo lo hice en la amasadora, con el gancho y necesitó un buen rato de amasado.

- Dejamos reposar hasta que doble su volumen en un lugar cálido y tapado de nuevo con film transparente.

- Preparamos la mantequilla cortada en láminas y colocándola entre dos papeles de horno encerados y la extendemos bien con el rodillo.

- Extendemos la masa en la mesa rociada con un poco de harina (para que no se nos pegue), desgasificamos y extendemos con el rodillo hasta conseguir un rectángulo que sea el doble del tamaño de la placa de mantequilla que tenemos preparada.

- Colocamos la placa de mantequilla sobre la de masa, llevamos las esquinas de la masa hacia el centro y volvemos a extender con el rodillo. Después dividimos mentalmente la masa en 3 partes, llevando las dos de los lados hacia el centro (como si se tratara de hojaldre).

- Envolvemos en film transparente y llevamos al frigorífico unos 30 minutos y repetimos este último paso otras 2 veces, que sean 3 plegados en total.

- Boleamos la masa y metemos en el molde engrasado, dejando la parte bonita hacia abajo y que vuelca a reposar de nuevo hasta que aumente su volumen.

- Horneamos con el horno precalentado a 180ºC con aire durante 15 minutos en la parte más baja del horno, bajamos a 150ºC y dejamos que se hornee durante otros 20 minutos.

- Dejamos reposar en el molde durante 10 minutos antes de desmoldar. Ya desmoldado lo dejamos enfriar sobre una rejilla y espolvoreamos abundantemente con azúcar glas.


  Es un proceso largo, no difícil, pero sí que necesita mucho tiempo y nunca sabes si subirá la masa, o cuando la tengas en todo lo alto se vendrá abajo, o si a la hora de hornearla no sube, o se queda pegada en el molde. Todas esas cosas me han pasado en intentos anteriores, aunque debo reconocer que me invadió una sensación de plena satisfacción cuando lo vi tan alto y tan chulo y cuando probamos lo rico que estaba...bufff, ni os cuento.

  En fin, que yo seguiré intentando centrarme en gozar con estas cosas, en disfrutar del cariño de mis compis y amigos (que me consta que lo tengo), y como siempre con mi familia, la que nunca me falla y me quiere sin condiciones. Muchos besos y hasta la siguiente entrada.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Otra tarta navideña

  Como cada año os enseño la tarta que preparo cada año para el escaparate de mis amigos Antonio y Andrés. Esta vez quería que fuera sencilla a la vez que muy vistosa y me decanté por algo clásico, unas bolas de árbol, pero grandes y hermosas, que se vieran de lejos.


  Quienes seguís este blog ya sabéis que es falsa, que su base es de porexpan para que aguante bien todas estas fiestas en el escaparate. Pero no creáis que eso lo hace más fácil, por lo menos a mí me resulta muy difícil forrar el porexpan con el fondant.

  Siempre que la termino tengo esa misma inquietud cada vez, si les va a gustar lo que se me ha ocurrido; y hasta que no la ven y me dicen que les gusta ando con un run-run en el estómago que no me deja tranquila. Eso sí, cuando me envían la foto con el escaparate decorado con la tarta me pongo tan tan contenta...


  Quería haberos enseñado esta tarta a mediados de semana pero por desgracia me ha visitado una de mis neuralgias y me ha tenido unos días llorando como una niña pequeña desesperada con el dolor. Así que comprenderéis que me ha sido imposible escribir esta entrada.

  Siempre viene porque sí, cuando menos te la esperas y se va igual, cuando le parece. A veces puede durar un rato o  me puede hacer compañía durante meses. Por suerte esta vez sólo han sido dos días, vale, dos días en los que quería morirme, pero afortunadamente dos días. No sé por qué siempre viene a rondarme cerca de las fechas navideñas, y dicen que tiene que ver con el estrés, aunque he estado muchísimo más estresada y nerviosa estos dos años anteriores y no apareció.


  No quiero tratamientos, hacen que la convalecencia se alargue durante semanas y me vea como una inútil incapaz de hacer nada. Hacen que me sienta aturdida, que olvide cosas (lo que me convierte en un peligro) y me siento triste y deprimida. Con todo lo que duele, prefiero aguantar y si hay suerte y dura poco tiempo no tener que entrar en ese pozo al que no le veo fondo.

  Aunque hoy ya no duele no me atrevo a comer nada sólido y sigo enjuagándome con colutorio por no usar el cepillo de dientes, todos, estímulos que pueden desencadenar aún más dolor, el neuro me recomendó que ni siquiera me pusiera la mano en la zona que duele.


  En fin, que aunque sigo con pies de plomo y llena de temores, al menos en este momento no duele, así que me he decidido a enseñaros la tarta. Ya sé que no es una entrada propia para estas fechas, pero quizás haya muchos que sigan este blog que se sientan identificados, cada cual con sus males, enfermedades y dolores.

  Y es que la vida de una blogera no es perfecta, aunque a veces todos nos dejemos llevar por esa corriente de enseñar sólo las cosas buenas que nos ocurren. No digo que haya que estar siempre contando penas, la mayoría usamos las redes (me incluyo) para intentar alegrar un poco la existencia pero es que las cosas son como son y yo que soy de decir la verdad, pues si así son las cosas..., pues eso, ya me entendéis.


  Bueno, no me enrollo más, en nada os pongo otra entradita más alegre y con receta, que sé que son las que más os gustan. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...