miércoles, 24 de mayo de 2017

Waffle Cake

  Hace menos de un mes os enseñaba la tarta que le preparaba al peque, y hoy toca enseñaros la del chico mayor de la casa. No sabéis la de tiempo que llevaba con una tarta así en mente, pero por una cosa o por otra pues al final tocaba otra cosa. Así que como hoy es una fecha muy especial decidí que ya era el momento, el año pasado ya tocó el drip cake y este año pues este. Como ya es más mayorcito pues tocan pasteles como estos que os digo, eso pasará hasta que se haga un poco más mayor, ahí quizás me pida la tarta con su grupo favorito y esas cosas.


  Estamos inmersos en una edad muy complicada, los 14 años, buffff...mira que es complicado a veces saber llevar esos cambios de humor, lo lacio que está a veces, y lo que cuesta que se concentre en sus estudios. Eso sí, las tecnologías no veas que bien las manejamos, y que bien nos sabemos los pokemon para jugar con el teléfono, y charlar con nosotros cuesta...pero con los amigos faltan horas del día.


  En fin, que son las mismas cosas que nos decían nuestros padres con esas edades, verdad???...jajaja, y es que la trama se repite una y otra vez. Cambian los tiempos, los juguetitos de moda, la ropa, la música,..., pero la historia es eterna; chicos adolescentes que vuelven locos a sus padres durante una buena temporada.


  Os cuento, la tarta está hecha con gofres, os paso una receta infalible que es la hago siempre últimamente. Capas y capas de gofres, Nutella, nata montada y para rematar, sirope de chocolate y sprinkles pa dar y regalar.

  Ingredientes:

* 1+3/4 tazas de harina para todo uso.
* 1/4 taza de harina de maíz.
* 2 cucharadas de azúcar.
* 1 cucharada de levadura en polvo.
* 1/4 cucharadita de sal.
* Una pizca de nuez moscada.
* 1/2 cuchaeadita de canela.
* 2 huevos.
* 1+3/4 tazas de leche.
* 1/2 taza de aceite vegetal.
* 1+1/2 cucharadas de extracto de vainilla.


  Preparación:

- En un bol mezclamos los ingredientes secos y tamizados.

- Añadimos los huevos, la leche, el aceite y el extracto de vainilla.

- Mezclamos hasta que se forme la masa.

- Vertemos media taza en la gofrera y utiliamos según instrucciones.


  Pues nada, que esta mañana nos hemos levantado con esta tarta repleta de velas para felicitar a nuestro chico mayor y que a pesar de los pesares, sabiendo ya que es una edad difícil, pues que está feliz desde que entró este curso en el instituto, que atrás quedaron los acosadores (alumnos y profes), que tiene unos amigos estupendos y que vive su día a día en un ambiente realmente bueno donde ha aprendido lo que es el compañerismo y la generosidad. Y que estando él feliz pues que nosotros también lo somos ¿Qué más podemos pedir?

  Os dejo que me quedan muchas cosas que hacer que hoy viene la abuela a comer, ahí os dejo una receta estupenda, Nos vemos en la próxima entrada. Muchos besotes.

sábado, 20 de mayo de 2017

Far Breton

  Pues esta receta que os traigo hoy llevaba un tiempo en la recámara preparada, pero como he hecho tantas cosillas pues es que hasta hoy no ha visto la luz. Sólo deciros que duró un pis-pas en mi casa y que aunque hay que esperar el tiempo de reposo, la receta no es excesivamente complicada.


  Esta receta francesa es muy similar al Clafoutis aunque su textura es más densa, se puede hacer con o sin frutos secos, pero yo creo que así, como os la presento, debe estar más rica. Ya os digo, tanto en casa como en el trabajo gustó mucho así que os animo a prepararla.


  Ahora que os la enseño me está recordando que cuando la hice estaba preparándose un reencuentro muy especial, y es que ya hace la friolera de 25 años que acabé el COU. Así que me fui ni corta ni perezosa a Cartagena para poder reencontrarme con mis amigas y con el resto de compañeros. Lo pasamos la mar de bien y aunque lo que más ilusión me hizo fue ver a mis amigas después de tantos años, resultó muy divertido ver al resto. En aquel momento con mis 18 añitos recién cumplidos fue muy complicado cambiar de ciudad y de vida, pero aquí estamos y tengo la suerte de contar allí con otra familia, esas amigas de la adolescencia que siempre formarán parte de tu vida aunque estén lejos.



  Ingredientes:

* 2 tazas de leche.
* 3 huevos grandes, a Tª ambiente.
* 1/2 taza de azúcar.
* 5 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida y enfriada.
* 1/4 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1/8 cucharadita de sal.
* 3/4 taza de harina para todo uso.
* 180 gr. de ciruelas pasas.
* 1/2 taza de agua.
* 1/3 taza de pasas.
* 1/4 taza de aguardiente o brandy.
* Azúcar glas.


  Preparación:

- En un bol combinamos la leche, los huevos, 1/2 taza de azúcar, la mantequilla, la vainilla y la sal.

- Añadir la harina y batir, pero no en exceso, lo justo para que se mezcle.

- Cubrimos y enfriamos en el frigorífico al menos 3 horas.

- Por otro lado, en una cacerola pequeña mezclamos las ciruelas pasas. 1/2 taza de agua y las pasas. L aponemos a fuego medio hasta que la fruta se reblandezca y el agua casi se evapore, revolviendo ocasionalmente. Esto nos llevará aproximadamente unos 10 minutos.

- Apagamos el fuego y vertemos el aguardiente o el brandy sobre la fruta. Flambeamos y dejamos que se apague la llama, sacudiendo la cacerola de vez en cuando.

- Transferimos la fruta a un bote, dejamos que se enfríe. tapamos y dejamos reposar.

- Una vez pasados los tiempos de refrigeración y reposo, precalentamos el horno a 160ºC y engrasamos un molde cubriendo el fondo con papel encerado.

- Reblandecemos la masa batiendo unos 10 segundos y le añadimos los frutos macerados.

- Vertemos la mezcla en el molde preparado y horneamos aproximadamente una hora, que esté dorado en la superficie y al insertar un palillo, este salga limpio.

- Dejamos enfriar en el molde.

- Rociamos con azúcar glas antes de servir.


  En fin, que no os cuento más rollos y os dejo para que podáis poneros con esta receta. Yo tengo montones de cosas que hacer, así que tampoco me debo entretener mucho más. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

sábado, 13 de mayo de 2017

Galletas para el Día del Libro

  Mira que llevo días con estas las fotos de estas galletas preparadas, de hecho las preparé el mismo Día del Libro para llevarlas al colegio al día siguiente, pero claro, también preparé un par de lecturas con su presentaciones para que se les hiciera más ameno, al fin y al cabo lo que se pretende ese día es que los chicos se enamoren de la lectura, y no es que sea trabajo de un sólo día, pero a mí me gusta que sea especial.



  Habrá quien se pregunte que cómo estando tan poco a gusto en el colegio me sigo desviviendo por hacer estas cosas. Pero en el fondo sigue siendo igual de sencillo que cuando estábamos a gusto, disfruto cuando veo a los chicos embobados escuchando la historia que lleve preparada ese día, me encanta ver sus caras de alegría cuando me ven entrar con las galletas y lo que más me gusta es ver a mi hijo tan orgulloso de sus padres.



  El grado de retorcimiento que haya en el colegio es una minucia comparada con esas satisfacciones. Fijaos que otros años hasta hubo alguna madre que ponía alguna pega a mi asistencia, muchas se apuntaban para dejarnos menos espacio o se callaban la información cuando preguntaba algo como la hora de asistencia. Como resulta que este año se lo podíamos notificar directamente al profe sin pasar por el WhatsApp de madres pues adivinad, sólo fuimos mi marido y yo. Alucinante, verdad??? Pues así son las cosas por aquí, es lo que hay.



  Eso sí, para que los chicos participaran en las jornadas interdisciplinares (vamos, la semana cultural del centro..., es que ellos son así de finos, no pueden ser como todo el mundo) allí estaba toda la que podía, para que se las viera esforzarse en preparar los disfraces y en ir a vestir a los niños, en fin, mucho postureo.



  Ingredientes:

* 250 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 135 gr. de azúcar super-fina o caster sugar.
* 1 cucharadita de esencia de vainilla.
* Una pizca de sal.
* 280 gr. de harina para todo uso.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 175ºC.

- Batimos la mantequilla con el azúcar 2 minutos a velocidad máxima.

- Añadimos la esencia de vainilla y batimos un minuto más.

- Tamizamos la harina.

- Añadimos la harina a la mezcla de mantequilla poco a poco, mientras batimos a velocidad baja.

- Poco a poco vamos aumentando la velocidad hasta alcanzar la velocidad máxima.

- Si notamos la masa muy seca al final podemos añadirle un poquito de leche, pero ojo, sin pasarnos, debemos añadirlas con la cuchara poco a poco.

- Una vez que hemos conseguido la consistencia suficiente como para que el bol quede limpio y la masa no nos ensucie los dedos, toca el amasado.

- Ya bien amasado, estiramos la masa con un rodillo entre dos hojas de papel encerado (de hornear) bien engrasadas (yo utilizo spray desmoldante), y dejo como medio centímetro de grosor.

- Con nuestro cortador le damos la forma deseada y las colocamos encima de un papel encerado sobre la bandeja del horno, hay quien las deja reposar en el frigo antes de hornear, pero yo no tengo esa costumbre, ya que así salen bastante bien.

-Y llegamos al horneado, dependiendo del grosor y tamaño de la galleta necesitará más o menos tiempo, se trata de ir observando, pero para que os hagáis una idea entre 10-15 minutos. 

  Pues nada, que continúen con su postureo, si a mí a estas alturas me trae sin cuidado. De lo único que tenemos ganas es de que acabe el curso para tomar otro rumbo y toparme con personas normales, no con lacias que digan que están muy preocupadas con el bullyíng pero cuando les dices que su hijo es un acosador se cierren en banda, ni con esas que dicen que siempre están encima y controlando la tablet del niño pero ni se saben el código para desbloquearla..., que no es que tenga el cielo ganado, como dice El Monaguillo: "Lo tengo a mi nombre" después de aguantar a tanta tontaina suelta.

  Espero que os gusten estas galletas. La receta es fantástica, no dejéis de intentar prepararla en alguna ocasión, sobre todo para este tipo de galletas decoradas da un resultado estupendo. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

martes, 9 de mayo de 2017

Chocolate & Banana Bundt Cake

  Aquí, que no podía esperar a estrenar el molde que me habían regalado mis chicos por el Día de la Madre y encima teniendo el ojo ya echado a esta receta, pues que ayer mismo me puse en marcha a pesar de tener mil cosas que hacer. No lo puedo remediar, cae un molde de estos en mis manos y voy de cabeza. A ver si el regalo fue una indirecta para que hiciera un bizcocho a la voz de ya...jajaja, que los míos me conocen muy bien.


  Si es que ya le tengo echado el ojo a uno que sale para junio más o menos y yo ya lo he dejado caer para que mi marido se marque el detallazo para mi cumple, mira que se lo pongo fácil y que aún diga que le cuesta pensar en un regalo para mí...jajaja, es pa matarlo.


  El caso es que saben lo que me gusta, y este año el Día de la Madre se han portado como caballeros haciéndome los mejores regalos que podía esperar. Según mis hijos pues para ellos soy la mejor mamá del mundo (como para todos,claro), y no sé si lo seré, pero lo que sí tengo claro es que es mi principal objetivo cada día es al menos intentarlo.


  Sé que me habré equivocado muchas veces y soy consciente de que me quedan muchas veces más, pero ahí seguimos en la lucha, intentándolo siempre. Con lo que no me he equivocado es con esta receta, muy húmeda y con una textura tipo brownie, y si hubieseis estado cerquita ayer hubierais alucinado con el olorcito que desprendía mi casa al hornearlo.

  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 2 tazas de plátanos maduros hecho puré.
* 2 cucharaditas de zumo de limón.
* 2 tazas y media de harina.
* 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar.
* 1+1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.
* 1/4 cucharadita de sal.
* 1/2 taza de aceite vegetal (yo lo he usado de oliva).
* 2 tazas de azúcar morena.
* 3 huevos.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1+1/2 tazas de suero de mantequilla o buttermilk.
* 1/2 taza de chips de chocolate con leche.

  Para el ganache:

* 1 taza de chips de chocolate con leche.
* 6 cucharadas de leche.
* Caramelo líquido.


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde (yo con spray desmoldante) para después rociarlo con cacao en polvo sin azúcar.

-  En un bol mezclamos los plátanos hechos puré con el zumo de limón. Reservamos.

- En otro bol tamizamos juntos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal. También reservamos.

- En el vaso de la batidora mezclamos el aceite y el azúcar hasta que esté todo bien integrado, a velocidad media.

- Agregamos los huevos uno a uno, como siempre, batiendo bien entre ellos para que se queden bien incorporados en la mezcla.

- Ahora es el turno del extracto de vainilla, volvemos a batir bien.

- Y ya añadimos la harina alternando con la buttermilk, en 3 veces, empezando y terminando con la harina.

- Por último y ya con la lengua pastelera y nuestras manitas incorporamos el puré de plátano que teníamos reservado y los chips de chocolate.

- Ya depende de cada horno, pero en mi caso ha necesitado como 90 minutos en el horno, tened en cuenta que el palillo de comprobación no saldrá totalmente limpio cuando esté terminado, debe salir alguna miga, como cuando hacemos un brownie. También le puse papel de aluminio durante la segunda mitad del horneado para que no se quemara por arriba.

- Una vez horneado, lo dejamos reposar en el molde durante 30 minutos. Desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.

  Del ganache:

- En un bol apto para microondas derretimos el chocolate junto con la leche. Como siempre a intervalos cortos y a baja temperatura para evitar que se queme el chocolate.

- Una vez derretido vertemos en el bol de la batidora y batimos a velocidad media-alta.

- Vertemos sobre el bizcocho y sobre él rociamos caramelo líquido, la cantidad a vuestro gusto.


  Me llevé como medio al trabajo, y creo que ha gustado mucho, o al menos eso me dijeron. En casa ha comido hasta el peque que mira que no es muy dulcero, hasta en eso ha salido a mí,,,que sí, que es verdad, que a mí lo que más me gusta es prepararlos, de veras. Bueno, lo que de verdad me gusta más que nada es ver a la gente comiéndose mis postres, así que si os pasa como a mí no dudéis en preparar esta receta. Besotes y hasta la próxima entrada.

martes, 2 de mayo de 2017

Deadpool Chocolate Layer Cake

  Estamos agotados, el puente ha sido tremendo con la celebración del cumple del peque, eso sí, ha merecido muchísimo la pena. Lo celebramos en el zoo de Fuengirola y no imaginábamos lo bien que lo iban a pasar los chicos.


  Eso no fue lo único, después se vinieron a casa a dormir, teníais que ver el campamento que liamos en el salón...jajaja, pusimos una mesa enorme en el desayuno con gofres incluidos que preparó una servidora y ya después los llevamos a comer y los padres los recogieron allí.


  Como veis no nos hemos dejado nada, ha sido una celebración por todo lo alto. Mi hijo ni siquiera dice que ha sido el mejor cumple de su vida como cada año, esta vez ha sido el mejor cumple de la historia del multiverso...agárrate y no te menees...jajaja.


  Pues eso, que aunque estemos muertos pues lo hemos pasado muy bien viéndolo disfrutar tanto, aunque a todos esta mañana nos haya costado una vida levantarnos para cumplir esta mañana con nuestras obligaciones, pero que nos quiten lo bailao no???


  La tarta fue todo un éxito, comió hasta la monitora que los acompañaba en la visita guiada al zoo y a todos les gustó mucho. El bizcocho es muy muy húmedo aunque resiste bien el peso del fondant, así que es ideal para este tipo de tartas.


  Ingredientes:

* 400 gr. de azúcar.
* 210 gr. de harina para todo uso.
* 64 gr. de cacao en polvo sin azúcar.
* 12 gr. de bicarbonato sódico.
* 4 gr. de levadura.
* 6 gr. de sal.
* 2 huevos.
* 240 ml. de suero de mantequilla o buttermilk.
* 240 ml. de café negro fuerte.
* 120 ml. de aceite vegetal.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.


  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 180ºC y engrasamos los moldes. Yo últimamente tengo la costumbre de poner en la base papel encerado de horno también engrasado. Facilita mucho la labor cuando desmoldamos.

- En el bol de la batidora mezclamos la harina, el cacao, la bicarbonato sódico, la levadura, la sal (todos tamizados) y el azúcar.

- Agregamos los huevos, el suero de mantequilla, el café, el aceite y la esencia de vainilla y batimos a velocidad media aproximadamente unos 2 minutos.

- Vertemos la mezcla en los moldes y horneamos más o menos unos 45-50 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio. Comprobadlo bien, a mí me ponía unos 30-35 minutos pero se me quedaba muy crudo, necesitó un ratito más.

- Dejamos reposar durante 10 minutos en el molde, desmoldamos y dejamos que termine de enfriar. Aunque yo tengo la costumbre de envolverlos nada más los desmoldo con film transparente, cuando está fríos yo los encuentro mucho más esponjosos y húmedos.

  El relleno en este caso fue nata vegetal mezclada con cacao, un poco así a ojo, probando hasta que llegamos al sabor que más nos gustaba.


  Ya tenéis otra receta de tarta de chocolate, la favorita de mi peque. Espero que os decidáis a prepararla porque no os va a decepcionar en absoluto. Pues hala, muchos besotes y hasta la próxima entrada.

jueves, 27 de abril de 2017

Deadpool Cookies

  La de hoy es una entrada dedicada a una personita muy especial que me tiene robado el corazón desde hace exactamente 12 años. Sí, justamente hoy hace 12 años que nació mi pequeñín, que seguirá siéndolo siempre aunque ya esté un poquito más alto que yo.


  Me siento tan orgullosa de él..., y es que aunque con su corta edad haya tenido que pasar momentos muy complicados ha demostrado una fortaleza que aún me asombra. Puede que os sorprenda a quienes leáis estas palabras pero por desgracia mi hijo ha sufrido bullying en el colegio y no es que haya sido algo reciente. Ha sido de manera intermitente, dependiendo mucho de los profesores que tocaran cada curso, lo peor ha sido cuántos lo han consentido e incluso promovido.


  Y mira que yo admiro a los profes, me parece que son una figura de vital importancia en la vida de un niño, o acaso no sois capaces de recordar independientemente de la edad que tengáis a aquel profesor que os dio ejemplo, que sabía enseñar, que os animaba. Y tampoco somos capaces de olvidar a aquellos con los que las clases se hacían eternas o incomprensibles, que nunca tenían una palabra amable y que eran excesivamente estrictos en algunos aspectos.


   Mi chiquitín ha sufrido mucho y nos ha demostrado una madurez que nos ha dejado con la boca abierta muchas veces. Con lo difícil que se lo han puesto siempre ha sabido mantener la calma, aunque fuera el más grande de la clase, no recurriendo nunca a la violencia física. Ha dejado pasar el tiempo y ha encontrado un grupo de amigos de los buenos, de esos que se llevan siempre en el corazón. No ha importado que alguien se cebara con él en sus momento más vulnerables, nunca le ha cerrado las puertas a nadie. Y sabéis lo que más me impresiona? Su capacidad no sólo para perdonar, sino para olvidar, lo más difícil.


  A su padre y a mí se nos cae la baba con él porque es cariñosísimo y muy muy tierno, sus abrazos te hacen sentir único. Y lo que nos reímos con él, cómo a veces con su rostro tan serio puede tener esas caídas tan graciosas.


  Y sus aspiraciones, cada "x" tiempo va cambiando de vocación, que pueda recordar ahora mismo ha querido trabajar de mayor siendo dependiente de una tienda de Lego, estudiar historia, trabajar en Disney en Orlando..., y lo último es que quiere ser director de cine. A ver en qué terminamos.


  En fin cielo, que te queremos con locura toda la familia, que sigues siendo la alegría de la casa a pesar de los pesares y mucho ánimo tesoro, estamos acabando el curso y hay que hacer un último esfuerzo para acabar Primaria, así el curso que viene podrás ir al instituto con tu hermano y vivir una nueva y mejor experiencia.


  Te tenemos preparado un día con muchas sorpresas, así que espero que para ti resulte inolvidable, Muchos besotes cielo!!!

viernes, 14 de abril de 2017

Torrijas de café y Baileys

  Pues vamos con la última receta de torrijas que he preparado esta Semana Santa y ha sido mi favorita. Las torrijas quedan con un sabor intenso y fantástico, así que no me queda otro remedio que recomendarlas.


  Este año no habrá receta de Pascua porque esos días estaré muy ocupada con un reencuentro muy especial que ya os contaré, sólo deciros que ando muy emocionada con toda esta historia.


  Como os conté en la entrada anterior todas las torrijas que he preparado han caído una detrás de otra, no queda ni una. Así da gusto hacer platos, viendo cómo caen enteritos.


  Ingredientes:

* Una taza de leche.
* Cáscara de limón.
* Rama de canela.
* 1/2 taza de café espresso intenso.
* 4 cucharadas de Baileys.
* 2 huevos.
* Aceite vegetal para freír.
* Azúcar y canela para rebozar las torrijas.


  Preparación:

- Por un lado calentamos la leche con la rama de canela y la cáscara de limón hasta que hierva. Una vez infusionada la leche retiramos del fuego y dejamos enfriar.

- Preparamos el café y dejamos enfriar también.

- Una vez estén frío ambos los mezclamos y agregamos bien el Baileys, que quede todo bien integrado.

- En otro bol batimos los huevos.

- Preparamos otro bol con el azúcar y la canela.

Vamos pasando las rebanadas de pan primero por la mezcla de leche, café y Baileys y después las mojamos en el huevo y cuando el aceite esté bien caliente las freímos a fuego medio-alto hasta que estén bien doraditas.

- Las pasamos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y aún calentitas las pasamos por el azúcar con canela.



  Pues ya tenéis la receta; bueno, en realidad varias, y es que este año me he inflado a preparar torrijas. A ver si preparáis alguna y me contáis vuestras impresiones. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...